viernes, 12 de marzo de 2010

Cadena alimentaria

Rata urbana
que hurta del festín de los ricos
algo para roer en la basura
y su conciencia no acusa

Serpiente
que se arrastra entre las rocas
sin dejar huella tras el bocado
que se sabe muerto
y no se apresura

Halcón
que aletea contra el viento
sin estela y elige paciente
un confiado reptil
al que dará muerte

Humano
que abusa del poder
que roba al inocente
que borra el rastro de la tortura
sobre la mente del que atrapado
se desgarra en angustia
se derrama en tristeza
y en el final del tiempo
para sobrevivir
solo,
se encapsula...

Cuando el hombre no mata para comer
¿por qué..?

3 comentarios:

  1. Excelente poema, de ti no se puede esperar otra cosa, que no sea buena, eres la poesía hecha mujer, eres la brillantez del anochecer, el rocío del amanecer, el calor de un sol ardiente, las notas de una linda sinfonía, el arpegio de una romántica melodía, eres simplemente "DIANA".

    ResponderEliminar
  2. Lo que me fascina de tu poesía: no subestima al lector, lo hace parte y tiene que responder, participar, sentir. Se podrían escribir ensayos enteros a partir de este poema. Cada vez me sorprendés más.
    Eduardo.

    ResponderEliminar
  3. *** Lazarus, gracias corazón por cada palabra, recibo siempre tu retorno de cariño.

    *** Eduardo, qué mensaje! Me alegra tanto que profundices las entrelíneas.

    A todos los que leyeron y se preguntaron por qué.

    ResponderEliminar