lunes, 8 de marzo de 2010

Alas del alma

A vos que sabés el momento exacto
en que abro las alas
que me observás sintiéndote parte del camino
y cuando una piedra se interpone
gigante /tan dura que no se rompe
tan pesada que con toda mi fuerza
no logro empujarla

a vos que esperás

que te quedás ahí esperando
como si tu sola espera me hiciera escalar
(porque querés que la escale
que deje mis tacos altos
que me ensucie las manos)

como si tu sola presencia gritara
“no importa si trepar significa llegar en pedazos”

dejando atrás la inocencia
lágrimas de color /aguada sangre
perdiendo el vestido de princesa
quedándome con retazos

y un puñado de versos
(mi escalera bohemia)
para hacer de esta piedra un peldaño…

Y aquí estoy casi volando
/esperando que me mires

quisiera captar tus ojos /tu sonrisa
cuando al fin
me veas lograrlo.

6 comentarios:

  1. Creo que dejar de admirarte es como dejar de escribir poemas y eso es imposible, eres un ser brillante que cuando escribe lo hace con puro sentiemientos y mucho amor. Desde la distancia siempre voy a leer tus bellos poemas, porque me hiciste ser tu adamirador desde el primer día que empece a leerte. Espero que Dios siempre te de salud para que siempre nos brindes tu cariño, tu amor y tus lindas poesías.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido Rafael (Lazarus), un gran beso desde Rosario, Argentina, a tu distante New York.
    Escribimos por necesidad, para sobrevivir, para volar. Cariños, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Raquel. Tiene ese punto de niñez, de querer la vista de la persona amada sobre ti cuando logras algo importante, cuando te alzas sobre esos tacos y sobre estos peldaños de poesía.
    Uff!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Tienes un estilo de escribir muy tuyo, como si de una seña de indentidad se tratase. Escribes como los ángeles o ellos escriben como tú.
    Un beso Raquelilla.
    Pepe Cercas

    ResponderEliminar
  5. ***Cabeza de Monte, gracias por tu apreciación, la valoro muchísimo, "ese punto de niñez". Abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  6. ***Pepe Cercas, qué honor me hacen tus palabras. Gracias poeta. Un beso hasta tu distante rincón allá en España!

    ResponderEliminar