sábado, 24 de diciembre de 2016

Lucernario

En el hemisferio sur ya es verano
así que se inaugura la apestosa
temporada de saludos, balances...
              y el aire a veinticuatro grados.

En cambio el hemisferio norte
redefine el amor, le agrega significantes
que se acomodan en góndolas
y se codifican con barras.

Y acá
compran, compro, compramos
en cómodas doce cuotas
de happy hours de plástico.



Sólo vos me conjugás a mí,
me sonreís descaradamente,
me anochecés,
me atás a la locura,

a columnas de luz en cuevas oscuras
donde no hay horas ni lunas,
donde siquiera se atrevan (?)
a colarse por grietas las musas.


Raquel Nieto, 24-dic-2016

1 comentario:

  1. Excelente!! Un esquinazo a las costumbres y fechas impuestas y sus escaparates de consumo hacia la única verdad; la verdad de dos cuanto más fresca y oscura mejor.

    ResponderEliminar