martes, 29 de marzo de 2016

Agridulce


Te amo aunque tu visión nocturna
desconfíe del mapa de ruta
que dibujó mi corazón miope
al elegirte a vos.

No pedí nada más,
no quise riqueza excepto de caricias
ni un mito que no fuera día a día
ni la historia universal si no era de tu amor.

Tampoco pedí nada menos,
no quise un príncipe a caballo salvo a vos cabalgando
ni un ramo de novia sino un edredón de rosas
ni el calendario vencido de los abrazos de hoy.

Te amo aunque tu musa/ instinto
te dicte los finales tristes
de mi peor versión
y con todo enciendas mi noche de velas

y cuelgues del cielorraso estrellas
y me ates en la piel promesas
para hacerme feliz...
pese a vos.

Y yo que sin vos no puedo
te dejo creer que miento
porque al final la duda
dirá que no.



Raquel Nieto, 28 de marzo de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario