sábado, 1 de diciembre de 2007

Declaración de amor

Desde la ciudad de la plegaria
me atrevo a escribir esta carta,
te ruego que leas amor de mi sueño,
tu respuesta pudiera
devolverme la vida (o ser mi tormento).
Si supieras cómo arden mis dedos,
que alfileres van por mis venas
y un puñal se hunde aquí en mi pecho.
Si supieras cómo aletean mariposas cuando te veo,
cosquillas que me estremecen
pensando en tus labios morir con tus besos.
Quisiera ser plenilunio
redondeado al roce de tus manos,
la rotación del paisaje de cada luna,
catorce lunas (y diez mil más).
Y envuelto en un papel fueras mi regalo;
el primer síntoma un silencio
y el único remedio un abrazo (de toda tu piel).
Quedo inerte a la espera, mi pulso se excita;
que si un asterisco me das en respuesta
leeré que es un 'sí' y una flor.
Que si es numeral sabré mi destino
y entenderé que entre rejas
encerraste mi amor...

Firmo con el nombre que me dieron tus labios,
cuando en mi alcoba de cielo
sobre mi cuna dormida
                                me encontraron...

*

Una declaración romántica de amor cortés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario